La Mar Terras Gauda
La Mar Terras Gauda

La Mar Terras Gauda

Regular price $39.99
Unit price  per 

 

Los amantes del vino en Puerto Rico están bien familiarizados con los vinos de albariño de la denominación de origen Rías Baixas, pero esta denominación de origen española tan consumida por nuestros enófilos tiene mucho más que ofrecer que esta variedad de uva.

La realidad es que la DO Rías Baixas está dividida en cinco subzonas con características propias y una de ellas es la de O Rosal, situada en la desembocadura del río Miño en el Océano Atlántico y fronteriza con Portugal. Allí, más que de albariño en solitario, dominan los vinos que mezclan esta variedad con otras variedades autóctonas de Galicia, donde están las Rías Baixas.

Una de esas otras variedades blancas es la caíño blanco, de pequeños racimos y poco rendimiento pero que brinda a los vinos acidez, estructura y cuerpo, además de una textura vigorosa en boca que los hace amplios, jugosos y persistentes. Además, es una variedad capaz de transmitir de manera clara las características del lugar donde se cultiva.

Un vino blanco creado por Bodegas Terras Gauda a fines de la pasada década, La Mar fue el vino pionero en utilizar la caíño blanco como uva dominante en su mezcla, en lugar de como variedad minoritaria. Se trata de un vino con tonos minerales que recuerdan al granito dominante en Rías Baixas, mucha complejidad aromática con recuerdos a melón, melotocón, cítricos y frutos tropicales como la piña, y un pase por boca tan sedoso como fresco y persistente, en un vino con buen volumen, aptitud gastronómica y una personalidad que deja marca, como la que puedes dejar tú ofreciendo un vino de una zona que gusta mucho, pero con un twist. Es de producción limitada,

 

2017 Aunque el inicio de la primavera fue lluvioso, durante el mes de abril el registro de precipitaciones resultó el más bajo de la serie histórica. En general las temperaturas a lo largo del ciclo fueron elevadas propiciando un inicio de brotación temprano, con un adelanto en la floración de al menos 1 O días respecto a un año normal. El ciclo vegetativo finalizó con una fuerte sequía estival que se suavizó gracias a unas débiles prec1p1taciones los primeros días de septiembre, poco antes de la vendimia del Caiño, la variedad más tardía. El adelanto en los estados fenológicos se mantuvo hasta la vendimia, recogiendo el Caiño por primera vez antes del inicio del mes de octubre. Estas condiciones nos proporcionaron una excelente maduración, reflejada en un vino complejo que aúna aromas frutales y minerales, de gran personalidad. Destaca una profundidad e intensidad gustativa poco habitual en un vino blanco, con un final de boca que parece no terminar. REGIÓN DE PRODUCCIÓN Rías Baixas - Galicia. VARIEDAD 97% Caíño blanco, 3% Albariño y Loureiro VITICULTURA Partimos de una uva de escasa producción, la menos productiva de las variedades blancas gallegas. El Caíño es de ciclo largo y maduración tardía, la última que se vendimia, encontrándonos con un elevado riesgo de lluvias. Es una variedad muy delicada y sensible a los hongos por lo que requiere intervenciones como deshojados o podas en verde para evitar enfermedades, minimizar el uso de tratamientos y conseguir buenas y equilibradas maduraciones. La decisiva y esencial virtud vitícola del Caíño, la que la hace única, es su facilidad para extraer al máximo las características del terroir donde se ubica. VINIFICACIÓN La uva Caíño con la que se elabora se macera en frío durante más tiempo para aprovechar su alto porcentaje de piel, favoreciendo así la extracción de sus sutiles aromas. Tras la fermentación alcohólica, mantenemos el vino en contacto con sus lías durante algo menos de dos meses. Seguidamente descansa a baja temperatura al menos otros seis meses hasta llevarlo a la botella donde termina de afinarse durante un tranquilo reposo. COMENTARIOS DE CATA Inicialmente nos sorprende La Mar por sus limpios aromas de frutas tropicales, con predominio de piña muy madura y mango. Tras esta primera impresión, surgen delicados aromas de lichis y melocotón maduro. La excelente capacidad del Caiño para extraer las mejores características del terroir se asoma en este vino con una notable mineralidad, mostrando notas terrosas y frescos recuerdos salinos. Estas sensaciones aromáticas se sustentan en tenues recuerdos de hierbas aromáticas y melón maduro, finalizando su recorrido aromático en un envolvente fondo cremoso de lías finas. La boca de La Mar nos sorprende desde su primer contacto. Resulta un vino pleno de sabores, con un elevado extracto que lo hace jugoso, amplio, untuoso y carnoso. Presenta una gran estructura pero se muestra tierno y apetitoso a la vez, nos envuelve la boca con su poderío y frescura, mostrando claramente la buena maduración de la añada. Al mismo tiempo, la excelente acidez del Caiño le aporta frescura y le facilita una perfecta capacidad de envejecimiento. Como siempre La Mar presenta una boca plena de sabores, resultando muy amplio, goloso, de gran cuerpo y tierno a la vez, sedoso, profundo y con una gran estructura. Es un vino que se puede masticar y asimismo su excelente acidez le aporta frescura, longitud y favorece otra de las peculiaridades del Caiño, su sorprendente capacidad de envejecimiento. COMENTARIOS DEL ENÓLOGO Debido a su especial modo de elaboración y al carácter de esta variedad conviene abrir el vino un tiempo antes de degustarlo. Potencial de Maduración/Envejecimiento: En su salida al mercado muestra de forma clara las excelentes características varietales y en un futuro de al menos cuatro años, irá evolucionando en botella ganando complejidad y madurez. Temperatura óptima de consumo: entre los 10°C y los 12° C. MARIDAJE Se ensambla a la perfección con pescados y mariscos gracias a su buena acidez, pero el abanico de maridajes se amplía gracias a su poderoso cuerpo y volumen, pudiendo combinarse con guisos o carnes al horno sin descartar platos especiados o ligeramente picantes.