Un mundo de vinos con chispa - VINOS ESPUMOSOS


Son como suaves chispas eléctricas que nos energizan y alegran y que este mes de febrero van a estar de plena actualidad con la celebración del Día del Amor y la Amistad para el que se consideran el regalo por excelencia. Se trata de las burbujas de los vinos espumosos, aptas para disfrutar en cualquier ocasión y todos los días del año porque, además de festivas, son super refrescantes para los climas cálidos y, además, versátiles armonías gastronómicas.

 

Pero ¿cómo es que un vino tranquilo se vuelve efervescente?

 

Hay varios métodos para lograrlo. Uno es el método tradicional, otro es el método Charmat y un tercero es el método ancestral.

 

El método tradicional es el método por el cual un vino tranquilo se vuelve un vino efervescente mediante una segunda fermentación en botella. Champán, cava, Rías Baixas Espumosos, vinos ingleses y muchos vinos espumosos californianos y argentinos, entre otros, se elaboran con método tradicional.

 

La segunda fermentación se logra envasando el vino elaborado en botellas a las que se añaden levaduras que propiciarán reacciones químicas que con el tiempo crearán burbujas. El origen del método se asocia a la región de Champagne, así que método tradicional y método champañés (méthode champenoise) son la misma cosa, pero como cuestión de protección de origen solo los elaboradores de la región de Champagne pueden emplear el término méthode champenoise. En Italia, al método tradicional se conoce como metodo classico.

 

En este método, una vez elaborado el vino base se le añade una mezcla de vino, azúcar y levadura para desencadenar la segunda fermentación en botella. A esta mezcla se le llama licor de tiraje. Añadido este licor, la botella reposará de nueve meses a varios años según la categoría de envejecimiento del espumoso, período en que ganará un poco más de alcohol y bióxido de carbono. Completado el tiempo correspondiente de esta segunda fermentación se procederá al degüelle, o remoción de las levaduras y, dependiendo del estilo de vino que se busque, se añadirá o no un licor de expedición ---mezcla de vino y azúcar---, antes de colocarle el tapón de cierre.

 

Cada bodega tiene su propia “receta” de licor de expedición que definirá la personalidad de sus vinos espumosos. Los elaboradores pueden simplemente añadir la mezcla dulce, o también pueden hacer un dosage con algún vino de reserva para añadir matices al repertorio de aromas y sabores.

 

“Brut Nature”, “Extra Brut”, “Brut”, “Extra-Sec”, “Sec”, “Demi-Sec” o “Doux” son algunos de los términos con que los vinos espumosos definen el grado de dulzor que aporta el licor de expedición añadido al momento del degüelle. Las categorías más empleadas pueden variar según la zona productora, ya que el clima o variedad de uva pueden condicionar el nivel de dulzor más apropiado para sus vinos. En el amplio espectro, “Brut Nature” es el extremo más seco, con licores de expedición sin azúcar, y Doux (Dulce), el más dulce, cuando el contenido de azúcar supera los 50 gramos por litro.

 

El Método Charmat-Martinotti, también conocido como Grand Vas, es otro método para elaborar vinos espumosos. Contrario al método tradicional de segunda fermentación en botella, con este método el vino se vierte en un depósito de acero inoxidable que se cierra y al que se añade gas carbónico para estimular la producción de burbujas. El Prosecco y el Asti, ambos italianos, son dos referentes de este método. Los Sekt son los vinos espumosos de Alemania y se puden elaborar tanto con método Charmat como con método tradicional.

 

Un tercer método para la elaboración de vinos espumosos es el método ancestral. En este método el vino adquiere burbuja tras embotellarse, sin necesidad de añadir más azúcar o levaduras. Primero se prensan ligeramente las bayas para activar sus levaduras autóctonas y luego se fermenta el mosto en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada, deteniendo la fermentación al alcanzarse un nivel específico de azúcar residual, lo que garantizará haya “alimento” para que las levaduras continúen actuando tras embotellarse. Por ello los vinos tienen menos alcohol y se perciben más dulces.

 

Uno de los vinos más conocidos elaborados con este método es el Blanquette de Limoux, un espumoso de la región francesa del Languedoc. Y la realidad es que aunque todos piensan que los primeros espumosos con segunda fermentación en botella fueron elaborados por Dom Pierre Pérignon en el siglo XVII, hay un grupo que dice que los pioneros fueron los Blanquette de Limoux, cuyo nacimiento se atribuye también a monjes alrededor de 1531, precediendo por más de un siglo a las burbujas de lo que sería el champán.

 

Además del Blanquette, en Limoux se elabora Crémant, siendo una de varias regiones francesas con denominación de origen en hacerlo. Los Crémant son vinos espumosos elaborados con método tradicional, pero fuera de Champagne.

 

En la elaboración de los espumosos de Champagne dominan las variedades Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier, aunque también hay otras variedades locales menos conocidas, como también sucede en muchos lugares donde se elaboran vinos espumosos, que dan protagonismo a muchas uvas autóctonas como pueden ser la Xarel-lo, la Macabeo y la Parellada en el cava, la albariño en los Rías Baixas Espumosos, o la Uva País, en algunos vinos elaborados en Chile, por dar algunos ejemplos, entre los que también está la Glera, para el Prosecco.

 

La diversidad de variedades de uva empleadas para la elaboración de vinos espumosos permite elaborar vinos mono o plurivarietales y da también paso a una diversidad de tonalidades para ellos, que pueden ser “blancos” o rosados, o jugar con la tonalidad. Un “blanc de blancs” será un espumoso “blanco” elaborado exclusivamente con variedades blancas y un “blanc de noirs” será un espumoso “blanco” elaborado a partir de variedades tintas.

 

En Champagne la mezcla es la norma y por eso construir un champán es un gran arte de ensamblaje, tanto para expresar la identidad de una bodega como para mantener consistencia. Las siglas «NV» significan «Non-Vintage», es decir, que se mezclan vinos de más de una añada. El término «Millésime» se refiere a los champanes de una añada específica.

A través de todo el año y todo el mundo hay oportunidad de disfrutar de infinidad de vinos que dejan esa sensación de chispa que acaricia el paladar con los vinos espumosos. Este San Valentín, regala y brinda con aquellos a quienes amas o aprecias con uno de los vinos espumosos que tienes disponibles en www.winepeckers.com  ! Salud !

Leave a comment